Historia


La Fundación Cultural Privada Rocamora es una entidad sin ánimo de lucro, creada en 1976 por Don Antonio Rocamora Pellicer, Marqués de Villamizar, a partir del legado de la colección de arte de su tío abuelo Manuel Rocamora Vidal. Está ubicada en la que fuera la residencia habitual de Manuel Rocamora desde 1935, un palacete isabelino de la calle Ballester, en el barrio del Putxet de Barcelona. El edificio ha sido objeto de una profunda rehabilitación, gracias a la cual ha recuperado su esplendor original. El jardín de la casa es un agradable rincón romántico con altas palmeras y un estanque central.

La Fundación alberga un patrimonio artístico variado, formado por más de veinte colecciones, entre las que destaca la de cerámica de Alcora, dibujo, pintura y escultura del siglo XIX y XX. Asimismo se exhibe de forma permanente, una gran parte de su fondo artístico, destacando especialmente, una sala dedicada al pintor Ramón Casas.

Gran parte de su mobiliario pertenece a los siglos XVIII y XIX, está distribuido entre las diferentes estancias junto con curiosas colecciones de reclamos publicitarios, mascarones de proa, naipes y autómatas. Se exponen además piezas tan singulares como la maqueta original en bronce del monumento a Cristóbal Colón de Barcelona, o el móvil de “Els Quatre Gats” realizado por Picasso para la taberna modernista por excelencia, que lleva su mismo nombre. La biblioteca se compone de cinco mil volúmenes que versan sobre materias tales como literatura, arte, música e historia.

La misión de la Fundación Cultural Privada Rocamora es conservar y divulgar su patrimonio cultural. La Fundación colabora con otras entidades cediendo obras de arte con fines culturales, artísticos o sociales, facilita consultas a su biblioteca y organiza visitas guiadas a la colección.

 

 

"Las colecciones se forman para ser mostradas al público"  Manuel Rocamora, 1963